San Bernardo: El pueblo de la momias en Colombia

La muerte es una palabra que nos evoca a veces sentimientos de miedo, tristeza, soledad o desesperanza. Siempre optamos por pensar que una vez que fallezcamos, nuestro cuerpo finalizará sepultado en un ataúd o nuestras cenizas permanecerán en una pequeña caja almacenada en un osario.

No obstante, hay un pueblo en Colombia donde la muerte, más que una enemiga a vencer parece más una compañera que los ha acompañado desde 1963, cuando se reportara el primer caso.

Y es que, sin tener nada que envidiar a las tierras de Egipto donde se creía en una vida en el más allá, San Bernardo es un pueblo de Cundinamarca, Colombia, que ganó una relevancia internacional gracias al extraño fenómeno que ocurre con algunos de sus habitantes: la momificación.

Así es, no está leyendo mal. Hablamos de ese fenómeno en que los cuerpos parecen mantenerse incorruptos a pesar del tiempo, ese fenómeno en que parece que los estragos de la putrefacción parecen detenerse de forma inexplicable.

Y es que sí, después de que casi 180 parroquianos de San Bernardo fueran exhumados y se encontrara que sus restos aun se mantienen en un estado de conservación bastante bueno, no se ha logrado llegar a una explicación concreta y razonable acerca de porqué los cuerpos no se descomponen de forma normal.

Desde hipótesis que hablan acerca de la alimentación de los lugareños hasta fenómenos místicos, para nadie es un secreto que las Momias de San Bernardo despiertan una mórbida curiosidad entre todos aquellos que visitan el pueblo, ávidos de preguntas ante este fenómeno que le ha dado un reconocimiento como destino turístico.

Sin embargo, esta necrópolis en la que parece que sus residentes se resisten a dejar que el tiempo borre las huellas de su presencia en esta tierra, no sólo cuenta con cuerpos de personas adultas que se encuentran incorruptas. No, San Bernardo cuenta incluso con cuerpos de bebés momificados, cuyos rostros quedaron inmortalizados en una tierna, pero ligeramente siniestra mueca de forma eterna.

Aunque pareciera un sitio en el que uno no quisiera estar durmiendo cerca de estos cuerpos incorruptos, de los que se dice han generado uno que otro fenómeno de corte paranormal, los habitantes de San Bernardo parecen haberse acostumbrado ya a la presencia de estos “otros habitantes”.
Pero, muchos de los que allí residen optan por realizar procedimientos de cremación a sus difuntos, ya que aunque el proceso de la momificación parece no incomodarles, no desean ver a uno de sus familiares con la cadavérica apariencia que, a pesar de que no se ha descompuesto del todo, hace que las momias pasen a ser el centro de atención en el llamado “Museo de las Momias” de San Bernardo, el cual puede ser ubicado en el camposanto del pueblo.

Mientras la noche cae y los parroquianos regresan a sus hogares luego de un largo día de jornada, la necrópolis de San Bernardo parece activarse y tomar una energía propia, esta energía que hace que muchos curiosos sigan acudiendo en masa a este pueblo, donde parece que la muerte se toma su tiempo con algunos, preservándolos para la posteridad.

Síguenos en Instagram para estar al tanto de todo lo que pasa en Bogotá haciendo clic AQUÍ

'

TE PUEDE INTERESAR

Masaya Santa Marta, una experiencia única desde el corazon de la perla de América

TURISPARCHE

Gana Con Parche boletas para las ultimas funciones de Banksy ¿Genio o vándalo?

INICIO, PARCHARTE

Disfrute del primer Festival del Tamal desde las principales plazas de mercado capitalinas

INICIO, PARCHE A LA CARTA

Así será la La feria en la Plaza Santamaría para comprar el mejor regalo de Navidad

No se pierda el recorrido por los alumbrados navideños en Monserrate

INICIO, PARCHARTE